Rugby Around The World

dilluns, 19 de març de 2012

El Grand Slam de Gales, 2012

La crónica es de Phil Blakeway, en su Tornarugby.


Alcanzar la gloria, tocar el cielo y descender al infierno


Sin patillas, pero la misma gloria. Sin Arms Park, pero ante la misma afición. Sin magos artúricos, pero con el mismo entusiasmo. No pudieron honrar mejor la memoria de Mervyn Davies: ganaron el tercer Grand Slam del siglo XXI, después de los de 2005 y 2008. El de 2012 también frente a Francia, con protagonistas que compartieron alegría y decepción en el mismo lugar y bando.


En un mundo distinto el Dragón ha recuperado su sitio y nos congratula a los que crecimos con aquella generación de la Edad de Oro: Barry John y compañía, que para nosotros era rugby en blanco y negro. Ayer mismo, reunidos alrededor de las pintas de rigor, especulábamos un ala, un medio de melé, un tercera y yo mismo si acaso recordábamos, directamente, no con la certeza de las imágenes elaboradas ex post facto, el Grand Slam de 1976, pues ya llevaba la televisión pública cuatro o cinco años retransmitiendo por su canal UHF el torneo de las V Naciones. Aquel batallón de jugadores fue literalmente genial: intuición, habilidad, inteligencia natural, talento y más talento y las ideas de Carwyn James. La de la Edad de Plata que ha moldeado el antiguo talonador All Black Warren Gatland es sólida, compacta y prometedora. Aunque algunos como el primera Gethin Jenkins atesoren ya tres entorchados máximos, nos prometen más. Desde octubre de 2011, cuando les vimos en la tierra de la Nube Blanca supimos que Gatland había hablado con Merlín y tenía ya la receta: variedad y espacios, además de la delantera más versátil de la competición. El mismo Gerald Davies, criatura de aquella primera generación y hoy Vicepresidente de la Welsh Rugby Union clamaba hace días por el olvido de sus gestas: miremos hacia adelante, decía. No lo conseguirá porque para eso estamos los entusiastas, pero seguiremos con interés a esta hornada, cuyos enfrentamientos con los prometedores ingleses (la sorpresa del año) ya paladeamos.


Igual que en 2008 se presentaban los franceses en Cardiff para completar el elenco necesario para el triunfo galés, así que los Bonnaire, Dusatoir, Yachvili o Szarzewski ya sabían que les esperaba. Entonces fue un contundente 29 a 12, y ayer (mejor partido) un más ajustado 16 a 9, pero sin opciones francesas en ambos casos, porque la carga desesperada de Francia al final se estrelló contra la mejor defensa que ha desplegado Gales, con ambos centros y ambos flankers brillantísimos. Resumen del partido la jugada del ensayo: espectacular contraruck de País de Gales, balón veloz al cerrado y contrapies del gigantesco ala Cuthbert. Simple y brillante. Lo demás, puntos del eficaz Halfpenny y la ceguera de Harinordoquy que olvidó la técnica elemental del dos contra uno y abortó un más que probable ensayo esquinado de los suyos.


Los del 70 obtuvieron tres, y dominaron más, los de ahora ya tienen tres y pueden empezar un reinado, con permiso de las criaturas inglesas, esas que, descubiertas por Stuart Lancanster (imagino que ya no será un entrenador de tránsito) han sorprendido a todos. ¿Recuerdan el partido en Roma que casi pierden? Allí se dieron cuenta muchos de dónde estaban; en París de qué podían hacer y ayer, en Twickenham (30-9) de que no tienes límites. A costa de los irlandeses, que vieron arruinado su San Patricio y con razón. Nunca fue tan evidente el axioma no scrum no win. No sé si fue la falta de O'Connell o la determinación inglesa, pero el destrozo fue abrumador. Corbisiero, Hartley y Cole delante y el semigalés Morgan desde la base de la melé ganaron la mitad de la jornada. Además han encontrado en Farrell el apertura que necesitaban y que ha dejado zanjada la cuestión Flood-Cipriani.

Gales vs Francia,Seis Naciones 2012, partido completo



El Grand Slam de Gales, 2012



Gran Slam de Gales 2012 en un bar de Cardiff.



Lo mejor del 6 Naciones 2012