Rugby Around The World

dijous, 16 abril de 2015

Las orejas de los Primeras Líneas




Esos enormes cuellos que chocan en cada melé, más de cien quilos de músculo y grasa –los porcentajes varían según el lugar de nacimiento del jugador-, algunos gorros y muchas calvas. Pero lo que más me ha llamado la atención de los primeras son sus orejas, ¿qué pensarán sus madres que los vieron nacer con esas pequeñas orejas? ¿En qué se han convertido? ¿Qué le han hecho a mi niño?

Cuando veas por la calle a un tipo de orejas inflamadas pregúntate en que equipo juega porque lo que es seguro es que es un primera línea, a menos que sea Niki Lauda. Y pregúntate donde juega, no donde jugaba, porque los que se han metido en una melé no vuelven a salir en su vida.



El pequeño irlandés John Hayes

dijous, 9 abril de 2015

El rugby en Televisión

Desde hace varios años el monopolio televisivo del rugby en España está en manos de Canal Plus. Durante unos años pudimos disfrutar de nuestro deporte en abierto en Teledeporte: Premiership y Heineken Cup, pero “el Otoño duró lo que tarda en llegar el invierno”, y como en todos los buenos sueños terminamos despertando.  No eran los que cumplían mejor los horarios, podías tener un Bath vs Harlequins a las cinco de la tarde, pero si un tenista uzbeco jugaba contra un tailandés en el Trofeo de Dusambé, capital de Tayikistán, y el partido se alargaba veíamos el Recreation Ground a las siete de la tarde, con cabreo, pero veíamos el partido, era la gracia de Teledeporte, sabías donde pero nunca cuando, como con las primeras novias, sabías que sería en el coche pero nunca cuando ocurriría, si ocurría.




Ahora Teledeporte nos da algún partido de la selección, alguno de clubes, final de Liga o de Copa del Rey, alguno que les apetezca o lo que sea.  Allí andamos, esperando que los programadores se acuerden del oval.  Las autonómicas también pueden dar algún partido, en Cataluña TV3 puede transmitir alguno de Santboi, si Perpignan llega a alguna final –ahora difícil en su viaje a las mazmorras de la Pro D2-, o algún partido de los Dragons Catalans del Rugby a 13.


En internet tenemos la labor encomiable de Emisiones Deportivas, partidos de División de Honor en Directo, y con una hemeroteca, a día de hoy, de 131 partidos, que irán creciendo con el tiempo.  Habitando en mi ignorancia, no entiendo porque ninguna televisión compra los derechos de estos partidos a la productora y los da en alguno de los canales de TDT, a cualquier hora, a los amantes del rugby no nos importa, hemos crecido con Teledeporte.


Pero volvamos al Plus y su control sobre el rugby televisado.  Primera premisa, si quieres ver rugby tienes que pasar por caja, el paquete donde ofrecen el rugby, Deportes + cuesta ahora 36,30 euros al mes, los primeros meses, después te lo suben, hablo por propia experiencia, tengo este y no pago esto ni de coña, hablo de unos 50 euros, con iPlus, ya que lo ves lo ves en HD.  Oye, que me bajo al bar a ver el partido, pues elige bien el bar, porque si hay fútbol difícilmente te dejarán ver el rugby, y ahora que hay fútbol todos los fines de semana, a todas horas y de todas las categorías estamos jodidos, siempre hay oasis, como más grande es la ciudad más oportunidades tenemos de disfrutar de locales que “pasan” del fútbol, recomendables los pubs irlandeses e ingleses, los de aquí dedicados al rugby, los otros prefieren el fútbol, tienen familias que alimentar y la cosa está muy mal para dejar de dar el Barça o el Madrid y que la clientela te llame friki.  No hablaré de las páginas en streaming, unas van y otras vienen, depende de cómo la pilles, de donde, de la velocidad de internet, de tu paciencia con los anuncios de chicas con poca ropa o sin ninguna –pero, ¿alguien realmente pincha en los links esperando ver algo parecido a lo de la foto?- y rezando para que no se corte cuando falte 10 minutos para terminar el partido, y los galeses estén con una melé a cinco metros, en Twickenham, para llevarse el Seis Naciones, no vale la pena meterse solinitrina para aliviar el dolor torácico.


La gente del Plus nos ofrece varias competiciones:


-Torneo Seis Naciones: Todos los partidos en directo, los mismos partidos en diferido, un resumen semanal con lo mejor de la jornada, hasta aquí perfecto.  Podemos escuchar los comentarios en castellano o en inglés, así que el rugby también nos puede servir para aprender o refrescar la lengua de la Pérfida Albión.  Los comentaristas del Plus son correctos, lo que creo que falta es algo más de “historia” del mundo del Rugby, les falta un Phil contando batallitas, mil historias, adornar el relato, ya vemos lo que ocurre en el campo, quiero que me hables del Gales de los 70, de ese partido donde las melés eran Guerras Mundiales, de la anécdota de ese medio melé francés, de mil historias de nuestro hermoso deporte.  En el mundo del rugby hay mucha gente que tiene blogs, webs, canales de Youtube o hace cualquier otra cosa para promocionar este deporte, sin ninguna repercusión, que les costaría a este par de comentaristas hablar de Blog de Rugby, de @RutgerBlume (dando una excelente información vía Twitter de rugby internacional), de @quieroserpilier (Mario Ornat, probablemente el tipo que escribe mejor de rugby en castellano), de @JuanCouselo (su currada con las estadísticas de la Liga, su gran información del rugby español) o de la Revista Veintidós.  Perdonen por los olvidos, no son intencionados, he escrito los primeros que me han venido a la cabeza, sé que no están todos, ni mucho menos.  Porque si la gente del Plus toda la información que dan es la del partido y la de su página web, apaga y larguémonos, hay vida ahí fuera, gente que ofrece información de gran calidad sobre el mundo oval, gente muy válida para promocionar el deporte, y les falta el empujón que podría darles la televisión.  




Parece que la forma de llevar los deportes en Canal Plus es esta, están ellos y nada más, está bien que se quieran promocionar, pero si el deporte llega a más gente, si se implica a más personas la afición crecerá, así lo veo, puedo estar equivocado, pero ya saben lo que se dice de las opiniones y los culos.  Contaré una historia; hace unas semanas estaba viendo un partido de fútbol americano –si, lo sé, nadie es perfecto-, la final de Conferencia entre Seattle y Green Bay, quien ganara iba a la Super Bowl, nevó en Madrid y se cortó la señal cuando faltaban 10 minutos para terminar el partido, Seattle remontó de forma espectacular y se llevó el partido, un partido histórico, y yo viéndolo por los gráficos de Yahoo Sports, bien, ellos no podían hacer nada, no llegaba la señal, ¿o sí?  Pues lo podrían haber hecho, el partido también se daba en un canal alemán, en el dial 322, en abierto, pero no lo dijeron, se pusieron a dar anuncios y nos dejaron colgados, todo porque no cambiáramos de canal, y por desgracia creo que esa es la actitud imperante en este Canal, así que no esperemos que promuevan el rugby, se promueven ellos, y eso no es bueno para nuestro deporte.


-Rugby Championship: Partidos en directo y resumen semanal, bien.


-Copa de Europa de Rugby: dan dos o tres partidos de la fase de grupos, y un resumen semanal de los partidos que dan ellos, ¿tanto cuesta dar un resumen de toda la jornada?  Nos gustaría ver a todos los equipos, no olvidéis que pagamos unos 50 euros al mes para ver vuestro canal, sería un detalle tener unos resúmenes más completos.  Dan cuartos de final, semifinales y final en directo.


-Test Matches: Hay partidos increíbles durante los Test Matches, ¿porqué no dieron el Inglaterra vs Nueva Zelanda?  ¿El Irlanda vs Nueva Zelanda?  Uno por jornada, ¿estás de coña?  Ni resúmenes de los otros, ni nada de nada, así nos quedamos.  Ya sé que deben ser más caros, pero me cobráis una pasta, no te quejes que por ese precio también ves el fútbol, pues ya me lo puedes quitar todo, ah, que no puedes, que va todo en el Paquete.


-Top 14: En TV5 Monde dan cada mañana de domingo un resumen de la jornada, después cuando la liga disputa sus últimas jornadas dan un partido en directo, y los partidos completos de Playoffs, semifinales y final.  Este canal puede verse en el Plus y en otras plataformas digitales.  Evidentemente Canal Plus no lo publicita y pasa de esta oferta extra a cero euros.  No beneficio económico, no promoción.


-Súper 15: Empieza este fin de semana, y no dan los partidos en directo, dicen que los dan en diferido, tres o cuatro días después de que se jueguen, en el mundo actual esto no es diferido, esto podría definirse como partidos históricos, collons, cuatro días después, 96 horas después, y durante la semana ni un maldito resumen.  Una de las competiciones más acojonantes –perdonen la palabra, pero creo que es la que define perfectamente el rugby del Hemisferio Sur- del mundo oval y dan los partidos 96 horas después y sin resumen de la Jornada.  Esto es maltratar una competición.  La suerte es que ahora dan los Playoffs, semifinales y final en directo.  Lo cierto es que no entiendo porque no los dan en directo, que cuesta más dinero, claro que cuesta más, pero pago unos 50 euros al mes para ver partidos actuales, no históricos.


Pero no todo es malo en el Plus, tienen muchas cosas buenas, que no escribo porque nunca terminaría este artículo y ahora no las recuerdo.  Lo mejor de su mundo Oval, su cuenta de Twitter, @rugbycanalplus , a veces da noticias de competiciones que no retransmiten!!!!  Me imagino que la llevará uno de los nuestros, un valiente anti sistema.

Saludos y disfruten del rugby


dijous, 2 abril de 2015

Rugby vs Fútbol, la opinión de un árbitro.

No todos los deportes son iguales, aunque algunos se empecinen en hacernos creer lo contrario.

Cambiémonos de deporte

Me envían la noticia de que la Federación Madrileña de Rugby anda buscando árbitros. Por lo visto la plantilla arbitral madrileña está escasa de colegiados. ¿Os suena? Viendo que mi futuro no está en el arbitraje del fútbol, me metí en su página y eché un vistazo. Me han convencido, creo que me paso al rugby.

En la sección del comité de árbitros tienen algunos documentos muy interesantes. Entre ellos, un protocolo de actuación de árbitros, donde explican, pues eso, cómo debe actuar un árbitro antes, durante y después del encuentro. En eso no hay mucha diferencia con el fútbol: cómo cumplimentar la licencia de árbitro, informar de la disponibilidad para arbitrar, cómo enterarte de las designaciones, comprobar que se lleva al partido todo lo necesario, llegar con antelación al campo, la revisión del campo y de los jugadores... Vamos, nada que no conozcáis todos vosotros. Hasta aquí todo igual.

Seguimos. Durante el partido: muéstrate tranquilo, da ejemplo en el trato, demuestra decisión y firmeza, concéntrate en el campo y olvida el exterior... Tras el partido: llega al vestuario y relájate, rellena el acta, etc. ¿Veis? Esto lo sabemos hacer todos.

Y terminamos. Llegamos al Tercer Tiempo y aquí corto-pego del documento oficial "Aunque no es obligatorio, si te invitan debes ir al tercer tiempo y tratar de hablar con los entrenadores de los dos equipos. Si crees que has tenido algún error reglamentario, repasa este en el vestuario antes de ir al tercer tiempo, pero nunca lleves el reglamento al mismo".



Sigo con el corta-pega: "Trata de hablar con entrenadores y jugadores y escúchales, si la charla se desarrolla en términos correctos. NUNCA preguntes ¿qué tal lo he hecho?. Puede que no te guste la respuesta. Debate sobre puntos concretos (la interpretación de la regla del fuera de juego; de la manera de arbitrar el área de placaje…), pero nunca de generalidades ni de una jugada en concreto: es que en el minuto 25 pitaste…".

Para los que no conocen mucho del rugby, el tercer tiempo es ese momento en que los dos equipos se van a emborrachar a un pub irlandés, cantan a voz en grito, molestan a los otros clientes y parece que son hermanos de sangre, aunque apenas una hora antes se han dado hasta en el cielo de la boca. Es rugby, no tratéis de entenderlo.

Eso sí, releed los dos penúltimos párrafos. El comité de árbitros recomienda, "que no obliga", que se vaya al tercer tiempo y que se discutan aspectos técnicos con los entrenadores y con los jugadores. Vamos, que la imagen debe de ser parecida a esta: acabas de ducharte y estás hecho polvo, con la ropa llena de barro tirada en el suelo y sin saber dónde meterla para no manchar mucho. En esto que llega un tío grande y con cara de malo, lleno de vendajes y con un moratón en la cara y te dice "arbi, que vamos al Saint Patrick, que si te vienes". Joder, y tú que eres un bien mandado, siguiendo las directrices del comité, pues te vas con ellos.




¡Y al llegar allí te invitan a una cerveza! Y comentan contigo aspectos del juego y de las reglas. Y supongo que a la tercera cerveza incluso cantas con ellos. Y ahí, en una esquina, el informador del comité sumándole puntos a tu informe según te va viendo más integrado en el debate. Eh, espera, que te has subido a la barra; medio punto más. Se le ve contento al tío. Eres un buen árbitro. Igualito que en el fútbol, ¿verdad?

Me cuenta un amigo que llegó a jugar en el rugby universitario madrileño, que a él desde pequeñajo, cuando empezó en esto del rugby, los entrenadores siempre le decían "al árbitro no se le discute ni tu nombre, y cuando se acabe el partido te acercas a él y le das las gracias". Pase lo que pase en el campo. Y, por supuesto, luego le invitas a "debatir aspectos de las reglas del juego". Igualito que en el fútbol, ¿verdad?

Me dan envidia estos del rugby. Imaginaos otra situación: estais arbitrando un Agrónomos contra Ciencias, por decir algo, y os acercáis corriendo al juez de touch: "No me jodas, Johnny, golpe de castigo y expulsión, ¿de quién?". Y Johnny se equivoca de dorsal y expulsas a Patrick. Y acaba el partido y Patrick, un tío de ciento veinte kilos, se te acerca corriendo y te dice "arbi, me has jodido el partido, muchas gracias". Y te lo dice sonriendo. Y luego, para que te quede mala conciencia, va el capullo y te invita a media pinta de Guinness. Y no se cisca en tus muertos, que esa es otra. Igualito que en el fútbol, ¿verdad?

No lo penséis más, de verdad, vámonos todos al rugby. Seremos mucho más felices, nos divertiremos muchísimo más y nos tomaremos unas pintas, que repercutirán positivamente en nuestros informes. Y el fútbol, que lo arbitre el gilipollas ese que se cree Kaká y sigue jugando en segunda regional.

[Y tras esta entrada nostálgica, que no olvidaré nunca, os recomiendo que visitéis la web del CIHEFE y leais la serie que está escribiendo Javier Bravo sobre la historia de la Reglas del Fútbol. Ya sé que parecerá increible, pero el rugby y el fútbol nacieron en el mismo sitio. De hecho, al principio todo era igual. Era lo mismo. Hasta que llegó algún amargado al que no le gustaba la cerveza ni cantar, y se le ocurrió que no se podía coger el balón con las manos. Que se pudra en el infierno, que bien merecido lo tiene].



dijous, 26 març de 2015

Porque me gusta que mi hijo juegue al rugby

Del Blog de Phil que viene de otro blog (en inglés).

Cinco lecciones que el rugby me enseñó sobre paternidad

1. Cada equipo necesita un capitán.
Como en la mayoría de los deportes, los equipos de rugby necesitan un capitán. EL capitán señala las jugadas; habla con el árbitro; anima a sus compañeros y les lleva a la victoria. Así, cada niño necesita un capitán. Los niños necesitan que les dirijan. Necesitan a alguien que les indique las reglas y cómo reaccionar ante los obstáculos que deberán afrontar. Hace tiempo que se puso de moda la (absurda) idea de que los padres deben ser los mejores amigos del niño. No han de faltarles amigos entre los de su edad, así que lo que necesitan los críos es liderazgo, y si no se les proporciona, no se preocupen, porque seguirán el ejemplo negativo que se les haya ofrecido.

2. El trabajo en equipo es vital.
EL rugby es la más completa demostración de esfuerzo colectivo que existen en el ámbito deportivo. Hacen falta los quince jugadores para anotar y todos deben conocer la técnica de juego de sus compañeros.

Como padres debemos hacer un equipo. Eso implica, como capitanes del mismo, orientarles ante sus dificultades . No podremos resolover todos sus problemas, como el acoso en el patio del colegio o los arcanos incomprensibles de la conducta del sexo opuesto, pero debemos estar a su lado en esas circunstancias. Es nuestro trabajo oftrecerles liderazgo y compañía, escuchandio sus problemas y cuitas y señalándoles la luiz al final del túnel.



3. La firmeza es esencial.
La defensa en rugby es elástica. Las pérdidas de la posesión solamente tienen lugar cuando se cometen errores o se roba el balón. Un buen equipo puede ceder terreno siempre que no permita al ataque romper su línea de defensa y jugar detras de ella. La defensa es firme, pero no rígida. Una defensa rígida desaparece cuando se presiona duramente, mientras que una defensa firme se adapta, no se rompe. (Pura táctica militar, por cierto.)

Como líderes del quipo familiar, los padres tiene gran necesidad de firmeza. ALos niños no necesitan padres que cedan ante cualquier dificultad, pero tampoco tan extremadamente rígidos que no les permitan experimentar el fracaso en alguna oportunidad, así que si comen demasiado chocolate deben saber cuales son las consecuencias: la experiencia es generalmente la mejor maestra, así que si les protegemos de todo, nunca aprenderán por qué no se deben hacer ciertas cosas y nosotros abdicaremos de nuestro rol de líderes. Debemos establecer pautas para que nuestros hijos se guíen por ellas, así que habrá que buscar un justo equilibrio entre flexibilidad y rigidez.

4. Cuando te golpéen, levántate y sigue corriendo.Un partido de rugby supone 80 minutos de acti8vidad continuada. Se ha dicho que el jugador de rugby necesita la fuerza de un luchador olímpico y la resistencia de un triatleta. Cuando placamos al portador del balón el juego no se detiene. El balón se libera y los demás luchan por la posesión y el placado se debe reincorporar de inmediato al juego.

Como padres cometeremos errores. A veces seremos demasiado rígidos y otras condescendientes en demasía y advertirlo nos hará sentirnos mal. Pero nunca es tarde para rectificar: hay que volver a la acción. Es lo que esperan los niños. Les enseña nuestra calidad humana y nuestra fuerza. Los fracasos nos hacen mejores jugadores de equipo y las rectificaciones mejores líderes. Si advierten nura perseverancia como padres, la querrán para sus vidas.

5. Compromiso durante todo el partido.
80 minutos y pocos cambios (desgraciadamente esto va cambiando). Todos defienden, todos atacan.

La paternidad nos exige el mismo compromiso, no hay opción, no se puede abandonar. Es cierto que muchas madres sólas han sacado adelante a sus hijos con éxito. Ahora bien (sin hacer otras consideraciones) imaginen cómo hubiera mejorado la vida de madres e hijos con un dedicado padre a su lado. Nuestros hijos nos necesitan durante todo el partido.

EL rugby es el deporte que más me ha satisfecho de cuantos he practicado, y ser padre lo que más en toda mi vida. Lo que aprendí en el rugby me hizo mejor padre: dirigir, ser jugador de equipo, firme y pronto a superar los obstáculos de la vida, estar comprometido hasta el final. 



dilluns, 23 març de 2015

Quinta Jornada Seis Naciones, partidos completos.

Italia vs Gales

Escocia vs Irlanda

Inglaterra vs Francia






dijous, 19 març de 2015

"La batalla de Murrayfield" del Maestro Trecet.

Os dejo este artículo del gran Trecet.

La batalla de Murrayfield

Sábado, cielo azul, viene una suave brisa del Firth of Forth, esa lengua de agua cargada de leyendas y música. Bajando del Castillo, suena en Princess Street una gaita de guerra y ya acercándose a los pubs de Melrose Street, una banda de gaitas que mezcla a chavales de 15 años con personas de 50, toca un par de piezas de las que encienden la sangre y el pulso de ese instrumento que a mi siempre me ha llegado especialmente. Cada pub es una joya arquitectónica que hoy encierra a su vez otra joya, esta de convivencia entre enemigos de siempre. Van con sus viejas camisetas recuerdo de cien batallas en Londres y Edimburgo. Hablan alto, beben despaciosamente, están en casa, en la casa del espíritu del rugby. Han venido como cada dos años con hijos y mujeres y se saludan como si se hubiesen visto ayer, altos, fuertes todavía, algunos hercúleos, enormemente cultos de su cultura. Te sonríen porque saben que entiendes que no es tomarse una pinta, es celebrar pertenecer a algo noble que ha forjado su carácter, un modo de vida. Hablan primero de su salud, pero luego de rugby, de como "no tiene nada que ver". Uno me dice: "éramos demasiado románticos para entender lo que iba a pasar con el profesionalismo.". Surge el tema del equipo del 90, han pasado 2o años del partido de los partidos, Escocia: Gavin Hastings, Stanger, Scott Hastings, Lineen,Tukalo, Chalmers, Armstrong, White,Calder, Jeffrey,Cronin,Gray,Burnell, Milne,Sole(c). David Sole apareciendo ANDANDO camino del campo, seguido despaciosamente por el resto de los "azules", camiseta impoluta, solo el cardo a la altura del corazón, 300 gaitas entonando el "Flower of Scotland" por primera vez, los tambores retumbando y LA SEGUNDA PARTE DEL HIMNO ACCAPELLA, SIN MUSICA, con ese temblor sublime del segundo y medio en el que el director de la banda manda parar totalmente, un segundo de pulsación vital de todo un pueblo, que inmediatamente, 80.000, una sola garganta, entonan la segunda parte... Sole emocionado, primero de la fila, la cabeza muy alta, la cámara de la BBC(nunca olvidaré eso, por eso estoy aquí) recorré los rostros de los quince, una determinación... me vuelvo miro a Tarugo Márquez, que está a mi lado de comentarista y le digo, tapando el micrófono "Míralos, qué caras, estos no pierden hoy", la cara de Jeffrey, criador de ovejas en Kelso, de Gavin, economista, de Armstrong, camionero...



Estos no pierden hoy, estos no pierden hoy, a pesar de que se enfrentan a un equipo que ha arrasado todo el torneo del 90, hasta llegar a este partido, "winner takes all", la Calcutta, la Triple Corona, el Grand Slam, el Torneo, pero sobre todo el alma del rugby, una forma total de entender el juego, quince highlanders contra el Will Carling de las revistas del corazón y la Princesa Diana, Rory Underwood piloto de la RAF, Rob Andrew, la pareja de segundas, Ackford y Dooley... ESTOS NO PIERDEN HOY. De ello se encargaron los terceras, un ciclón placando, los tacos clavados en la muy húmeda hierba sagrada de Murrayfield, diez metros, no, siete metros, no, cinco metros, no, tú no acabas con mi forma de vida rugbística, que no, que no pasas, que ahora es el muro de Adriano, pero al revés... brillando por el sudor la cabellera rubia, casi blanca de Jefreys, un jaguar lado cerrado, Calder, un tigre, lado abierto, dos flankers que no lo sabían, pero estaban inaugurando la modernidad en el juego de la tercera línea, con White un poco más lento, llegando un segundo más tarde para fijar el ruck... Que no, que no pàsais, Guscott, Carling, Andrew

En esa mañana de sábado Escocia-Inglaterra, ha aparecido toda una separata glosando la gran hazaña del 90, vista con la perspectiva que dan los 20 años exactos transcurridos. Es en el Scotsman, el periódico de referencia en la ciudad y en Escocia. Un estudio profundo, detallado, tanto de la parte anímica como de la parte cientifica y técnica, con los planes del seleccionador escocés de entonces, Ian McGeechan desde seis meses antes del partido, un estudio por sí solo digno de la más profunda atención. En un recuadro, un documento tremendo: Equipos de Escocia e Inglaterra en el 90 y hoy mismo, 13 de Marzo 2010, con el peso y la estatura de cada jugador, treinta en el 90, treinta en el 2010. El resultado, estremecedor. Por no marear, solo los totales: El equipo escocés del 90 pesaba 1.391 kilos. El de 2010, 1.549.- El equipo inglés del 90, 1364, y el de 2010, 1.570.-

Son cifras que expresan la evolución física de los jugadores y como consecuencia, del juego. Si os fijáis, la media de cada jugador inglés supera los 100 kilos... Algo que luego veríamos en el partido.



Comienza en los televisores el Irlanda-Gales, mientras en Edimburgo tiene lugar la primera parte del rito de un Escocia-Inglaterra: El desplazamiento hacia el Estadio de Murrayfield. Se hace andando, unos 5 km. que se pasan sin sentir. el aire cargado de sonidos, pero la gente silenciosa. Sonidos de música, gente pidiendo entradas, vendedores de cualquier cosa material o espiritual, chavales de 1o años tocando gaitas, vendedores del programa del partido... Cada entrada es como un lingote de oro y cuando pasas al campo, los porteros te la miran exactamente así. Subes despaciosamente, midiendo los tiempos de tu asimilación del ambiente, el continente de la gente, el estado del campo, que vas evaluando según subes la grada. El inmenso cambio de Murrayfield, ahora un estadio con todas las localidades cubiertas, un sistema de sonido espectacular y dos pantallas gigantescas de tv de alta definición.

Salen las bandas de gaiteros, seguidos por dos grupos de bailarines. El césped se llena de color, la grada de cánticos, todo con el máximo de intensidad, pero tambien con el máximo respeto al rival. Llega el momento de los himnos y el tiempo se detiene en ese segundo entre la banda tocando y dejando de tocar, los escoceses siéndolo más que nunca... Me viene a la cabeza lo que he leido de la acumulación de potencia de los jugadores, en detrimento de las habilidades propias del juego. Arbitro sudafricano que no se entera, horrible arbitraje, incapaz de cortar los conatos de juego peligroso, que en rugby son muchos y que si no los cortas, puede dar lugar a lesiones muy graves. Potencia, dirección poco inteligente, cóctel para una batalla, La Batalla de Murrayfield, 13 de Marzo, 2010.-

Ya en la primera melee del partido, el árbitro,como los de fútbol en el área antes de una falta, deja que las primeras lineas hagan lo que les dé la gana, Los jugadores captan inmediatamente que hay permiso y la melee pasa a ser una jugada en la que no hay una sola concluida limpiamente. Escocia domina el line-out o saque de lateral, pero los tres cuartos no percuten con potencia, palabra clave, potencia, en el rugby de hoy. Tocan el flaviol a cinco metros de la linea de 22 inglesa, en donde les están esperando estos chicos, estos flankers, Haskell, 108 kilos y Worsley, 108 kilos, dispuestos a placar con sus estructuras de 195 y una velocidad espeluznante, apoyados por los dos centros, Tait y Flutey, 95 y 96 kilos... Los escoceses saben que si hacen pick and go, los van a destruir en las percusiones, a pesar de que tienen a Jim Hamilton, un segunda de 2-03 y 124 kilos nada menos, que se lleva todo lo aéreo y entra a los agrupamientos como un bisonte...

Un momento. Flankers de 108 kilos? pero que es esto?



Esto es una batalla. El juego, a medida que avanza el cansancio de los jugadores, es interrumpido más frecuentemente. Al cansancio,se une el deterioro de la acumulación de golpes, choques... No se puede hacer más daño con las manos desnudas, fuera de las artes marciales. Llega la segunda parte y en ella, una multitud de cambios por lesión, ambos equipos usando todos sus recursos, Wilko cae lesionado. Un jugador escocés, está siendo atendido, viene un balón, se levanta, lo da a un compañero, para caer segundos más tarde, teniendo que ser sustituido definitivamente. Parece Verdun, pero es rugby. Presiona Escocia, intentan una buena posición para el posible drop de Dan Parks. Hay una combinación que han usado poco. Es la del zaguero incorporado a la linea de ataque. Southwell que juega en el Stade Français, lo hace mucho en Francia. Recibe el balón y carga con la cabeza por delante. Ugo Monye, recibe el impacto a la altura del cuello y se derrumba como un saco. Las asistencias están diez minutos con él. No se atreven a levantarle. Inglaterra, como en una batalla, sufre en poco tiempo las bajas de Monye, Wilkinson y Armitage. Escocia se ha dejado hasta el ultimo aliento cargando hacia la linea de marca inglesa y con la fuerza y velocidad actuales (Potencia=fuerzaxvelocidad) el destrozo ha sido grande.
La Batalla de Murrayfield acaba con empate a 15, pero creo firmemente que como en los articulos del sábado en "The Scotsman", esta espiral de crecimiento fisico, debe dar paso a una reflexión. El sábado me ponían el ejemplo de la evolución del tenis en los 90, cuando una raza de sacadores implacables ganaban partidos, que podian perder en cuanto hubiese un poco de peloteo. En rugby, necesitamos que vuelvan los Jonathan Davis, Barry John... El ultimo de la raza parece ser O'Driscoll... Fuerte reflexión al respecto. La estadistica: Placajes, Escocia, 65, Inglaterra, 108.- Metros avanzados, Escocia, 428, Inglaterra, 290.-

Es de noche. Volvemos al centro andando. En el pub, un grupo toca "Here comes de sun" de los Beatles. Una señora me dice que en el fondo en el fondo... Ella quería que ganase Escocia. Qué pensará John Jeffries cuando esta tarde vaya a su pub en Kelso y le pregunten los de su cuadrilla de siempre, "qué John, What you think of it?" Cómo me gustaría estar en Kelso esta tarde, oyendo las palabras de un hombre que lo fue todo, no ganó nada de dinero, no concedió entrevistas casi nunca, porque hablaba en el campo, ya sabeis, "Esto, es esto". 



dimarts, 17 març de 2015

Integración, el Rugby en Francia

Un brillante escrito de Phil Blakeway, donde nos muestra la diversidad de un país como Francia o cualquier otro europeo, observando la procedencia de los integrantes de su equipo de rugby. Disfrutadlo.

Integración

Clement Poitrenaud, Vincent Clerc, Mathieu Bastareaud, Yannick Jauzion, Alexis Palisson, François Trinh-Duc; Morgan Parra, Imanol Harinordoquy, Fulgence Ouedraogo, Thierry Dusautoir, Pascal Pape, Lionel Nallet, Nicolas Mas, William Servat, Thomas Domingo; Dimitri Szarzewski, Sylvain Marconnet, Julien Pierre, Julien Bonnaire, Frederic Michalak, David Marty, Julien Malzieu.

Son los veintidós jugadores de Francia. Hoy han jugado y ganado, en París, a Irlanda, que ya no puede revalidar su triunfo del año 2009. Una lástima, pero algo lógico: es el relevo de una generación que lo ha dado todo, por otra que llega. Y los franceses han sido hoy mucho mejores.
Pero no voy a hablar de rugby. No, lo haré de los franceses. De su apellidos y de su origen. Sobre ello se ha reflexionado mucho; se destacó con motivo de la Copa del Mundo de 1998 de ese circo que se juega con un balón esférico, aunque con otros matices, porque después acontecieron sucesos contrarios al idílico panorama que se dibujó, ya saben, aquellos de les banlieues. Sin embargo, y sin perjuicio de los errores de los años ochenta y los temores socialistas a la verdadera integración que se escondían tras la trampa de la multiculturalidad, la terca realidad se impone a los experimentos sociales y allí donde hay un entorno de posibilidades se produce naturalmente la cohesión y el trabajo común en pro de un objetivo compartido, llámese bienestar, riqueza o ganar un partido.

A lo mío ahora. Parra y Domingo son apellidos españoles, y en la selección francesa ha habido muchos y muy destacados (los Raphaël Ibáñez, Jean-Michel González, Laurent Rodríguez, Laurent Pardo, Pierre Albaladejo y sólo por destacar a los de aquende los Pirineos); Bastareaud, Dusautoir y Ouedraogo son negros (por favor no me pidan que emplee metáforas ridículas de esas que imponen los secuaces del orwelliano O'Brien) y de origen africano, y éste el capitán del equipo; de Marruecos era Abdel Benazzi, que también fue capitán de Francia y uno de sus mejores jugadores de los 90, o Serge Betsen, tercera línea retirado hace un par de años, y Émile N'Tamack, coetáneo del magrebí y hoy entrenador ayudante de Marc Lièvremont en el XV del Gallo. Más todavía, porque Thrin-Duc es de origen vietmanita, como me confirman dos compañeros de batalla de nacionalidad francesa con los que comparto hoy la retransmisión del partido (y que disfrutamos sobremanera gracias a la algarabía orquestada por los cerca de cuarenta veteranos que nos hemos reunido y que afortunadamente nos impide escuchar los comentarios de Vispe y Moriche, que no mejoran nada). Harinordoquy y Mas son apellidos vasco y catalán respectivamente, y como compartimos con la república del norte a las gentes de ambos extremos de la frontera no diré que son de aquí o allí sino parte del melting-pot francés. Szarzewski y Michalak son apellidos eslavos, así que nos quedan solamente doce (sobre veintidós jugadores) estrictamente franceses, permítanme la licencia. Sin embargo en la empresa común que tienen encomendada, ganar para su país, no hay diferencias, no hay distinciones más allá de esfuerzo compartido unidos por unas pautas sencillas: respeto, camaradería, amistad, sudor, resistencia, empeño e inteligencia. Por eso ganan y por eso serán capaces de rehacerse y conquistar su futuro, y no hablo ya de rugby. A pesar de sus políticos y de los intentos de fragmentación multicultural.

Aquí la feudalización llegó hace tiempo y por otras vías, así que somos diecisiete enfrentados a problemas que otros conocen ya, pero sin ánimo ni objetivos comunes. Las perspectivas no son alentadoras.